Volvió el más grande, volvió el Real Madrid*

Por Marcial Muñoz, director ejecutivo y socio N°1 de la peña madridista Real Madrid Cafeteros

 

El Madrid en ocasiones es lo más parecido que hay a una montaña rusa, aunque aclarando que casi siempre los momentos de exaltación superan a los de susto o agobio. Después de una pretemporada bastante irregular en Estados Unidos (eso sí, tras ganarlo todo el año pasado), el Madrid comenzó arrasando cuando tenía que arrasar. Victorias contundentes sobre el Manchester United y el Barcelona. Resultado: dos títulos más para el museo del Santiago Bernabéu y especialmente se dejó la sensación de que el Madrid era intocable, imbatible, un equipo superior.

 

En esta montaña rusa que comentaba, llegaron los primeros traspiés, y en casa, ante dos equipos, Valencia y Levante, que en condiciones normales, deben ser víctimas fáciles en Chamartín. La sensación de que faltaba pegada, la baja de Ronaldo (escandalosa cacicada de la corrupta RFEF) y el irregular momento de Benzema y Bale no pronosticaban nada bueno en San Sebastián. Pero he aquí, que como en los momentos en los que hay que dar un puñetazo en la mesa, el Madrid no falla.

 

El Barcelona estaba 7 puntos arriba (tras otro robo más en Getafe) y otra derrota o empate hubiera sido una calamidad. En ese punto, el equipo jugó de escándalo, con un Isco y Modric imperiales en la creación de juego, con un Casemiro que parece que no hace nada pero roba más balones que nadie y destruye las esperanzas de juego de todo rival. Y arriba, por si fuera poco, irrumpió con fuerza un chico de 18 años: Mayoral, la última perla de La Fábrica. Él solito se inventó los dos primeros goles que dejaron muy tocados a los donostiarras. La otra buena noticia fue la confianza que con toda seguridad ha cogido Bale tras el golazo que anotó. El galés, tan buen jugador, como irregular en los últimos dos años, ha demostrado que también es una montaña rusa en su juego. Alterna meses buenísimos con ‘desapariciones’ sorprendentes durante semanas. Confianza es lo que necesita este futbolista, que está en el ojo del huracán por la prensa y un sector de la afición desde su llegada.

 

Y de ahora en adelante solo queda disfrutar porque con la vuelta de Marcelo y especialmente Ronaldo, el equipo recupera a su lìder natural. Tanto a nivel de goles como anímicamente su regreso es una sobredosis de adrenalina, lo que unido a la apuesta por un bloque de gente joven pero sobradamente preparada como los Isco, Carvajal, Nacho, Asensio, Theo, Mayoral no es sino para disfrutar de muchas alegrías esta temporada.

 

* Ñapa: Voy a rectificar el titular de mi columna: el Madrid no volvió, porque para eso necesariamente hay que marcharse y eso nunca, nunca, lo ha hecho. Es lo que tienen las montañas rusas.

 

HALA MADRID Y NADA MAS

más sobre esta cuenta en twitter @El_Dios_Odin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *