Enfermar de éxito

No hay nada más grave que enfermar de éxito. Cuando se enferma de éxito se cae en la autocomplacencia, en la mediocridad, en el” para que me esfuerzo si al igual me van a pagar”. Me disculparán, pero hacer críticas constructivas no es bajarse del barco, como dicen por ahí unos “marineros”, ni decir que las ideas se acabaron y que el técnico, aunque quiera, no ha podido hasta (ahora) darle vuelta a esto, es dejar de ser madridista.

Gracias a las autocríticas es que hay evolución, aunque algunos les cueste trabajo entenderlo; a los jugadores les pagan millonadas, que si se hace el cambio a pesos colombianos, ganan más que lo que venden algunas grandes empresas de acá en un mes, es su trabajo; los que trabajamos sabemos que en una empresa exige rendimiento, el jefe no le va a decir: “¡¡uy que bueno el proyecto que presentó el año pasado!!, fue magnifico, no trabaje este año por que el año pasado trabajó muy duro, nosotros le pagamos así no haga nada y no produzca resultados este año”.

Esto jamás va a pasar. El año pasado nos hizo igualar la época de Di Stéfano ; pero la historia se escribe día a día, los madridistas le agradecemos a Zidane y a los jugadores por esa época tan maravillosa, pero no se puede vivir del pasado, hay que recordar la frase de don Santiago Bernabéu, “la camiseta del Real Madrid es blanca se puede llenar de sudor, barro, hasta de sangre , pero nunca de vergüenza”, estamos cayendo en la autocomplacencia , hay jugadores que aunque tengan la voluntad y quieran ya no tienen el potencial o tal vez la presión ya no la aguanten, como el caso de Karim Benzemá. En otro equipo sería una estrella, titular indiscutible, pero acá la afición lo resiste, Zidane piensa que al ponerlo de titular, llegará a su nivel, pero no es así, está haciendo el efecto contrario, lo está perjudicando, no lo está obligando a luchar un puesto, le está regalando la titularidad.

En el Real Madrid se debería jugar como si fuera su primera vez, o tomen de ejemplo a don Alfredo DI Stéfano que gano 5, sí 5 copas de Europa, y no se durmió en los laureles. En fin lo que digo es que ojala el 14 de febrero, vuelva el equipo que se considerara el mejor del mundo, el ‘rey de reyes’, y pueda demostrar con fútbol y jerarquía, porqué es el campeón mundial, guardo la esperanza.

POSDATA: Hoy más que nunca “HALA MADRID”, que vuelva nuestro equipo, nuestro campeón, lo extrañamos.

 

Giovanny Cubillos, socios 717 de la peña madridista Real Madrid Cafeteros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *